Breve apunte de cómo escribir novelas (parte 2ª)

En el anterior post os comenté que había sido toda una sorpresa descubrir que escribir novelas no era una tarea fácil, lo cual hace que mi admiración por la gente que sabe de verdad de esto crezca hasta limites insospechados.

Hoy continuaré con el primer escollo duro con el que me encontré mientras trabajaba en Viajes por Mundos Fantásticos: hacia donde iba el protagonista.

Es lo que me preguntaba yo, hacia adonde va este tío, mientras me devanaba los sesos. Porque aunque tuviera 12 o 13 capítulos ya escritos, al haber sido redactados como una especie de serial, como si de una serie mala de TV se tratara, el protagonista no mostraba ningún cambio en su comportamiento a lo largo de la historia. Es decir, que no había progreso alguno en el personaje, no evolucionaba según pasaban los capítulos. Ni a mejor, ni a peor. Me di cuenta de que al relato, le faltaba algo que para mi es básico, que el viaje haya servido para algo, que se note que todo lo que le haya sucedido al personaje le haya cambiado. Que haya acabado siendo mas maduro, mas avispado, más cohibido, más cabrón, lo que sea. ¡Algo!

Al final del libro se tendría que ver una evolución en el protagonista, y a pesar de tener en ese momento mas de 100 páginas acabadas, tendría que hacer una labor de re-estructuración ingente, para que el libro se pudiera considerar como algo mas de un puñado de paginas, pegadas una detrás de otra. Así que tuve que ir cambiando, sobre todo los capítulos iniciales y los del final, para que se viera esta evolución, – y no solo en el protagonista principal- que los secundarios también contaban. Por suerte para mi no había muchos, pero tuve que hacer que los pocos que había, también tuvieran sus cambios. Y es que las personas, no son máquinas, se tiene que notar que son humanas, y más aún en el caso de Viajes por Mundos Fantásticos, donde hasta las máquinas parecen humanas…

Que el resultado de este trabajo fuera bueno o no, lo dejo a mis lectores, pero tengo que decir que como mínimo me sirvió para una cosa primordial: continuar aprendiendo a escribir. Algo que estoy seguro que nunca se acaba en la vida de un escritor.

¡Nos vemos!.

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s